SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME (L)

Seguidores

Este blog es internacional, por eso lo tenemos en cualquier idioma !

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

sábado, 21 de mayo de 2011

Esas veces cuando no estás ni mal ni bien, pero no tienes un motivo por el que estar bien, aunque tampoco mal, cuando no sabes como estar, cuando no sabes por qué sonreír, por quién estar triste, y esas personas que están siempre ahí te hacen declinarte en una de las dos direcciones si estás triste es porque ellos lo están, pero si estás contenta, es porque ellos te hacen estarlo, porque con sus tonterías, por muy simples que parezcan a su lado y salidas de ellos tienen toda la gracia del mundo, porque un buen chiste no lo es por su contenido, si no por la persona que lo cuenta y como la cuenta. Y ellos, mis amigos, aunque me dijeran el chiste más malo del mundo me reiría, o si no lo hiciera por el chiste, me reiría de ellos por ser tan tontos, pero aún así me reiría. Porque dicen que la risa es la esencia del alma, y siento que con ellos puedo ser cuando sea y donde sea yo misma, que puedo hacer tonterías sin que puedan juzgarme, y expresarme libremente sin que me critiquen. Y la verdad, si sonrío es por ellos, porque me alegran la vida con sus buenos días, con sus abrazos, con sus besos, cuando venían corriendo el año pasado en verano para darme un abrazo... por todo. Gracias por ser mi alma, mi sonrisa y mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.