SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME (L)

Seguidores

Este blog es internacional, por eso lo tenemos en cualquier idioma !

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

miércoles, 15 de junio de 2011

Aquella chica triste de sonrisa fácil.

Aquella mañana me levanté, como cada día y apagué mi despertador... La tarde transcurrió normal, sin nada o nadie que pudiera alterar el estado en el que me encontraba aquél día... Desde que me levanté estaba rara, era distinta a como yo había sido el día de antes e incluso hace un mes... Todo cambió desde ese instante en el que lo vi. Acariciándome el pelo como... esos amores de películas que tu esperas encontrarte siempre y después nunca aparecen. Allí estábamos, en cualquier lugar, en cualquier sitio. No me importaba, ni a él tampoco... Lo veía en sus ojos color niebla, en su sonrisa perfecta que apenas concordaba con esa mirada triste que me parecía tan familiar. No sabía dónde la había visto, o de quién era... Pero los dos sabíamos que nos conocíamos de antes. No de un sueño, si no de la realidad. Como si hubiéramos vivido algo juntos, algo pasado y que se nos hubiera grabado en la memoria... Como un beso de verano que crees que se te olvida y a los años lo recuerdas así, sin más. Así fue...

Aquella tarde, nada volvería a ser lo mismo. Me puse la chaqueta y salí a la calle, como cualquier día, esperando no encontrarme con nada ni con nadie. Y de repente, como un espejismo lo vi delante mía y esto no era un sueño... Me miró, lo miré y nos fundimos en un beso... Después, el mundo desapareció bajo nuestros pies.


Y nos encontramos en aquél tren, cómo dos extraños cualquiera... Recordando aquellas sonrisas que nos unían... Mucho más de lo que nosotros jamás hubieramos podido llegar a imaginar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.