SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME (L)

Seguidores

Este blog es internacional, por eso lo tenemos en cualquier idioma !

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

domingo, 19 de junio de 2011

En ese preciso momento ...

Es ahí. Cuando los labios están a pocos metros de distancia que el corazón se te acelera, la respiración es más intensa y sientes como todo tu cuerpo te pide ser una parte de él. Intentas controlarte, lo caer en la gran tentación y el pecado capital que suponen sus besos. Tras varios segundo al final, resignada, caes. Vuelves a sentir el calor de lo prohibido. Cuando te das cuenta de que lo único que tu cuerpo pedía todo este tiempo era tenerle a él. Quererle hasta que te canses y olvidarte de que día es. Porque el amor es una leve montaña que se sube poco a poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.