SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME (L)

Seguidores

Este blog es internacional, por eso lo tenemos en cualquier idioma !

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

miércoles, 13 de julio de 2011

El chico de la bicicleta verde limón

Eran las cinco de la tarde. Sábado. Estaba con Emily. Habíamos decidido ir a un parque en el que la gente cool no solía ir. Y claro si me veían a mi con ella su vida social se desmontaba. Porque a simple vista eramos totalmente diferentes. Ðє§ĨµąэŠ. Pocas veces se solía ver a alguien con pinta de fulana con otra persona con pinta de niña buena. Pero en el fondo no eramos tan diferentes. Porque su falda rosa me encantabaSeguidos andando hacía adelante, mientras me contaba todo tipo de cosas. Faldas manchadas, tacones rotos, maquillaje corrido, mentiras, engaños en el amor, etc. Hechaba de menos esa vida. Sentirte famosa, importante, a veces la mejor, siempre rodeada de gente y... Y pasó lo inimaginable. Habiamos llegado a un camino en el que o seguías para adelante o seguías para adelante. Mejor dicho había llegado. Porque hacía cinco minutos a Emily se le había puesto la cara blanca y se había escondido detrás de una casa. Porque Mike estaba allí, a doce pasos de talla treinta y siete. Y no  podía permitir que le viesen conmigo. Me entraron ganas de irme corriendor, y no volver. Pero no podía hacerlo. Tenía que hacer como si no pasase nada, como si fuera otro chico cualquiera cerca de un parque cualquiera. Pero entonces un frío helado me recorrío de arriba a bajo. Unescalofrío. Unos ojos marrones miraban los míos. Desde una bicicleta verde limón.
En cero como dos segundos habia memorizado su cara, su cuerpo, sus dedos. TodoEl chico de la bicicleta verde limón había quedado grabado en mi mente. No podía olvidar esos ojos, pero de repente una falda rosa en un escaparate de cristal llamó mi atención. No me di cuenta cuando saqué la tarjeta de crédito de mi bolsillo.
Seel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.