SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME (L)

Seguidores

Este blog es internacional, por eso lo tenemos en cualquier idioma !

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

domingo, 3 de julio de 2011

Recuerdos del futuro



Él no sabía aún dónde le estaba llevando. Sin mediar palabra, le hizo montar en el coche y seguir sus instrucciones. Apenas unos segundos después, el reloj daba la medianoche y ellos llegaban a su destino.

Cuando se decidieron a abandonar el vehículo, la oscuridad de la noche los envolvió, pero allí estaban ellas para brindarles la luz necesaria.

- ¿Has escuchado alguna vez la historia que habla del destino de las estrellas fugaces?

Ante la negativa de él, ella comenzó a contar la historia.

- Dicen que hay un lugar mágico en el cielo al cual llegan las estrellas fugaces que han sido objeto de deseo. Allí reside un científico loco que despacha las demandas, haciendo que sus pequeños duendecillos hagan nuestros sueños realidad.

- ¿Y cómo se llama ese lugar?

- Aisatnaf.

Su cara de escepticismo hizo que el corazón de ella sonriera amargamente. ¡No lo había entendido!

Con el rumor del agua, se tumbaron en la hierba para contemplar el manto de estrellas que cuidaba de ellos. A los minutos, sucedió. Sus manos, que estaban entrelazadas, sufrieron un apretón recíproco, como un guiño. Los dos habían visto la misma estrella fugaz y habían pedido el deseo correspondiente. Quizás no fuera el mismo, pero ella había cumplido un pequeño sueño aquella noche: llevarle a su Aisatnaf particular y darle así un pedacito más de su vida.

Aisatnaf... Fantasía al revés. Pero él no lo comprendió. Aún no estaba preparado para compartir ese mundo y tocar las estrellas con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.