SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME (L)

Seguidores

Este blog es internacional, por eso lo tenemos en cualquier idioma !

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

sábado, 23 de julio de 2011

Te despiertas cada mañana y sientes lo mismo. Lo mismo que sientes durante todo el día. Sonríes para ocultar que en el fondo estás hecha una mierda, porque ya no te queda más remedio. El peor momento del día es al llegar a casa. Notas esa soledad que tanto odias. No sabes por qué, pero desde aquel día, nada es lo mismo. No has vuelto a reír de verdad, nada te hace ilusión y lo máximo a lo que puedes aspirar es a un día ausente del mundo, en el que ni te preocupas por nada, ni te dejas de preocupar. Es un sentimiento extraño, que te deja en un estado de desesperanza del que no es fácil salir. La gente lo llama desamor pero yo ya lo considero una forma de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.