SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME, SÍGUEME (L)

Seguidores

Este blog es internacional, por eso lo tenemos en cualquier idioma !

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

domingo, 10 de febrero de 2013

Siempre te he considerado una catástrofe. Pero no una normal, no, una de esas que te cambian la vida y al final te la destrozan. Por las que te dejas el alma y te acaban arrancando la piel. A tiras. Con dolor. Un dolor de los que no se van. Una catástrofe por la que reír por el día y llorar por la noche, por la que drogarse y acabar al día siguiente tirada en un puto parque. Una catástrofe a la que echar de menos. Una catástrofe con nombre y apellidos.

1 comentario:

  1. catástrofes que te suben a lo mas alto y te dejan caer si pensar en el dolor que te causan...

    muy bonitoo

    besos

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.